El mayor catálogo del mundo de libros de masonería en castellano

Reloj masónico SEGUNDO VIGILANTE (mod. INZ)

Madera de zebrano

  

Reloj íntegramente fabricado en madera de zebrano, con maquinaria de movimiento japonés 2115 y esfera negra con manilla azul. 

Un magnífico reloj con el singular aspecto muy veteado del zebrano, resistente madera noble procedente del centro y oeste de África. 

En el primer eslabón de madera se muestran las iniciales del Segundo Vigilante de la logia, S.·. V.·., discretamente grabadas a láser. 

La tapa interior contiene un círculo formado con las iniciales masónicas A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·. por la parte superior y L.·. I.·. F.·. | S.·. F.·. U.·. por la parte inferior, grabadas a láser, encerrando el símbolo de la joya del Segundo Vigilante, consistente en una Plomada, herramienta que hace referencia a la rectitud necesaria en todo hombre. 

(Diámetro de la caja 40 mm, grosor 10,8 mm; correa ajustable de 195 mm de largo y 20 mm de ancho, con cierre de mariposa, incluyendo herramienta para ajuste de la misma; resistente a salpicaduras, no sumergible)

Colección
ARTÍCULOS MASÓNICOS
Materia
Relojes masónicos
Idioma
  • Castellano
Referencia
9789200014611
Edición
1
Fecha publicación
13-11-2019
Artículo
115,00 €
2.031,02 MX$ 104,52 US$ Añadir al carrito

Contenidos


  

SEGUNDO VIGILANTE

El ritual define su labor dándole al Venerable Maestro la hora y la edad, que conforme al rito le van a permitir abrir los Trabajos en Logia. Pronunciará también las palabras ritualísticas que aseguran la construcción del Templo, por la invocación de la Belleza, en el momento de encender la Estrella que corona el tercer pilar. Al final de los trabajos, asistirá al presidente y al Primer Vigilante, invocando el gozo en los corazones, de tal manera que la Logia de San Juan pueda retirarse conforme a los postulados del rito. Es el encargado de la instrucción de los Aprendices, difícil y en ocasiones dura labor ya que la instrucción simbólica propuesta por el ritual es sumamente importante, para conseguir unos cimientos adecuados a la progresión masónica posterior. Deberá también saber y procurar el oportuno silencio de los Aprendices, que es una parte importante de los conocimientos a transmitirles, en aras de su progresión.

Artículos relacionados