El mayor catálogo del mundo de libros de masonería en castellano

Reloj masónico ESCUADRA/COMPÁS (mod. BHAE)

Madera de ébano

  

Reloj automático de gran calidad íntegramente fabricado en madera de ébano, con maquinaria Seiko y cristal de zafiro. 

Un reloj con la distinción de la madera noble en que está fabricado, que no necesita pilas, con los tres puntos masónicos discretamente grabados a láser en el lado contrario de la cuerda y el tradicional símbolo de la escuadra y el compás en el primer eslabón de madera. 

La parte de atrás de la esfera es de cristal de zafiro, lo que permite apreciar en toda su extensión el mecanismo automático de este magnífico reloj. 

(Diámetro de la caja 42 mm, grosor 12,6 mm; correa ajustable de 195 mm de largo y 18 mm de ancho con cierre de mariposa, incluyendo herramienta para ajuste de la misma; resistente a salpicaduras, no sumergible)

Colección
ARTÍCULOS MASÓNICOS
Materia
Relojes masónicos
Idioma
  • Castellano
Referencia
9789200014512
Edición
1
Fecha publicación
13-11-2019
Artículo
225,00 €
3.973,74 MX$ 204,49 US$ Añadir al carrito

Contenidos

SIMBOLISMO DE LA ESCUADRA Y EL COMPÁS 

La escuadra, junto con el compás, es la herramienta más emblemática de la Francmasonería. El ángulo recto representa la rectitud moral en los actos, que queda claramente expresado en la frase: «Vivir según la escuadra». El ángulo recto y por lo tanto la escuadra es el principio básico en toda construcción. Está también muy relacionado con el mundo material, con lo manifestado. Sin escuadra no habría ni cuadrado ni cruz. Dos símbolos esenciales regidos por el número 4 y que representan el mundo material (cuatro puntos cardinales, cuatro elementos o cuatro estaciones cada año...).
La escuadra es el punto de encuentro entre la horizontalidad y la verticalidad. Es el equilibrio entre lo activo y lo pasivo, o entre la materia y el espíritu. También es la acción del ser humano sobre el mundo de la materia y sobre él mismo. Ya que es el símbolo de la rectitud que el ser humano necesita para dominar sus pasiones. 

Si el compás simboliza «la ciencia del cielo», la escuadra es el símbolo de «la ciencia de la tierra». Por lo tanto, la relación entre estas dos herramientas representa la unión entre lo de arriba y lo de abajo. La escuadra y el compás sobrepuestos equivalen al sello del Rey Salomón ?una estrella de 6 puntas?, el máximo símbolo de la sabiduría, ya que el sello es la superposición de 2 triángulos polarizados (masculino-femenino; arriba-abajo; cielo-tierra; etc.). 

En la relación entre el compás y la escuadra, el compás es el espíritu y la escuadra, la materia. El compás es activo y móvil, y la escuadra, pasiva y fija. Es por ello que en el altar del grado de aprendiz las puntas del compás están por debajo de la escuadra, en este grado la materia todavía domina al espíritu. En el altar del compañero hay una punta por debajo y otra por encima, se está a medio camino. En el grado de maestro las dos puntas del compás están por encima de los dos brazos de la escuadra, el espíritu ha dominado ya a la materia.
El compás también está relacionado con el Gran Arquitecto del Universo porque el compás es la herramienta adecuada para trazar una circunferencia, el símbolo del cielo o de la divinidad. En la Edad Media encontramos muchísimas imágenes de Dios que lo representan como a un arquitecto que con el compás diseña el mundo.

(De la obra TÉRMINOS SIMBÓLICOS DE LA MASONERÍA, de Albert Fargas)

Artículos relacionados