EDITORIAL MASONICA.ES

El mayor catálogo del mundo en castellano.

Pin CRUZ PATRIARCAL

Pin esmaltado al fuego en rojo intenso y baño de oro con la CRUZ PATRIARCAL, símbolo habitual en gorros del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Una insignia sobria y elegante que, sin reivindicar claramente la masonería, identifica a los miembros de los Altos Grados del REAA.

Materia
Pins
Idioma
  • Castellano
Referencia
9789200009280
Ancho
8 cm
Alto
13 cm
Edición
1
Fecha publicación
04-06-2017
Edición en papel
10,00 €
185,89 MX$ 9,75 US$ Añadir al carrito

Contenidos

HISTORIA Y SIMBOLISMO DE LA CRUZ PATRIARCAL

La cruz patriarcal, también denominada cruz arzobispal, es una variante de la cruz cristiana. Conserva la forma, añadiendo una pequeña barra transversal o travesaño por encima de la principal. Es empleada como signo distintivo de arzobispos y patriarcas.
En la actualidad, su forma es como la cruz de Lorena, aunque anteriormente se diferenciaban, pues la última originalmente estaba cruzada por dos travesaños pequeños de la misma longitud. Se ha extendido ampliamente del oriente al occidente, sobre todo desde el siglo VI. A veces se dispone además un corto travesaño en diagonal cerca de su base, inclinado hacia la derecha, que evoca el apoyo de los pies de Cristo. Se la denomina entonces ortodoxa. Tiene un simbolismo que recalca también la Trinidad. Aparece con frecuencia en la iconografía griega bizantina y europea oriental, así como en las iglesias ortodoxas orientales. También aparece en Caravaca de la Cruz. En los libros medievales de peregrinación indicaba el lugar donde se obtenía indulgencia plenaria, en tanto que la cruz latina se usaba para la indulgencia parcial.
En masonería la Cruz Patriarcal se vincula al Gran Maestre y los Oficiales de la Orden del Temple, que la llevaban en su vestimenta. La leyenda de esta cruz dice que en el año 326, la “Santa Emperatriz”, Helena, madre de Constantino, encontró 5 trozos de madera que pertenecían al madero sagrado (Cruz de Cristo) con los cuales construyó la cruz. Santa Helena regaló esta cruz al Patriarca de Jerusalén quien la mandó a colocar en una Capilla de la Iglesia del Santo Sepulcro. La simbología más evidente de la Cruz Patriarcal es la que aparece al partir la cruz de forma que en la parte superior nos muestra una cruz griega y en la parte inferior una cruz tau. Es decir, la cruz exotérica, la griega, y la cruz esotérica, la Tau. Su unión produce el símbolo del sincretismo religioso y filosófico que animó y marcó el devenir de la historia del Temple.