EDITORIAL MASONICA.ES

El mayor catálogo del mundo en castellano.

Pin ACACIA en Plata de Ley

Pin en Plata de Ley de pequeño tamaño con una sencilla rama de acacia.

Una insignia sumamente discreta que, sin embargo, identifica plenamente gracias al importante simbolismo que la masonería atribuye a este árbol. Perfecto con trajes o vestidos negros.

Colección
ARTÍCULOS MASÓNICOS
Materia
Pins
Idioma
  • Castellano
Referencia
9789200007132
Ancho
15 cm
Alto
5 cm
Edición
1
Fecha publicación
04-06-2017
Artículo masónico
25,00 €
439,89 MX$ 24,71 US$ Añadir al carrito

Contenidos

SIGNIFICADO DE LA ACACIA

La acacia es el símbolo de la inmortalidad, es un arbusto que nunca muere. De antigua tradición simbólica. Está presente en todas las escuelas herméticas o iniciáticas. En las leyendas de Osiris y de Mercurio ya se hacía referencia a la acacia. Es el muérdago de los druidas, la rama de oro de las tradiciones greco-latinas o el salce de las sociedades secretas chinas.
En masonería, la acacia está presente en la leyenda del arquitecto del Templo de Salomón, Hiram; primer maestro de la masonería operativa. Es el arbusto que crece y señala el lugar donde los asesinos de Hiram han escondido su cuerpo. También es una rama de acacia lo que depositan los constructores del Templo de Salomón sobre la tumba del Maestro Hiram cuando éste es enterrado. Para los francmasones significa la inmortalidad del alma, es decir, la existencia de un hilo que siempre ha existido y existirá que une las diversas escuelas iniciáticas. Dicho de otra forma, es lo que se conoce como Tradición Perenne o continuidad en los misterios iniciáticos. Significa también inocencia, pureza, nobleza y por tanto iniciación. Según Jules Boucher, acacia deriva del griego akakia que significa “inocencia” o “pureza” lo cual refuerza el significado de “virtud”, en el sentido de fortaleza propia de las escuelas iniciáticas. Por otro lado la acacia está muy ligada al grado de maestro, tanto por lo incorruptible de su madera como por su presencia en la leyenda de Hiram, primer Maestro de la masonería. Simboliza la pureza de intenciones de la masonería, que nada ni nadie puede alterar. También tiene un valor simbólico el hecho que la corteza de las acacias repele los insectos ya que la masonería también rechaza los vicios.
Por lo que se refiere al grado de Maestro, cuando a un Maestro masón se le pregunta ritualmente sobre su identidad responde: «Conozco la acacia», que significa, como el Maestro Hiram, yo también he estado en la tumba, me he alzado con el conocimiento eterno de la Tradición Perenne y he regresado al mundo de los vivos. La acacia relaciona la leyenda de Hiram con Osiris y con Jesucristo, ya que la muerte de todos ellos no es el final, sino todo lo contrario, tras una profunda transformación es el comienzo de algo nuevo. En otras palabras, es el renacimiento después de la muerte simbólica. La corona de espinas de Jesucristo, que según la tradición estaba hecha con espinas de acacia, y la rama de acacia de la tumba del arquitecto Hiram, tienen la misma función simbólica. La madera de acacia es la preferida para la construcción de objetos y ornamentos sagrados: el Arca de la Alianza, el tabernáculo o la Mesa de los Panes de la Proposición.

(De la obra TÉRMINOS SIMBÓLICOS DE LA MASONERÍA, de Albert Fargas)

Libros relacionados