EDITORIAL MASONICA.ES

El mayor catálogo del mundo en castellano.

Colgante HORUS

Colgante plateado con cordón de caucho que muestra el tradicional OJO DE HORUS que identifica a la masonería egipcia.

Una joya sin reivindicación explícitamente masónica, pero que alude a sus ritos más antiguos, los egipcios, hoy en clara minoría frente a otros como el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito Francés o el de Emulación.

Materia
Joyas, ARTÍCULOS MASÓNICOS
Idioma
  • Castellano
Referencia
9789200010958
Edición
1
Fecha publicación
04-11-2017
Edición en papel
25,00 €
461,75 MX$ 24,34 US$ Añadir al carrito

Contenidos

SIGNIFICADO DEL OJO DE HORUS

Conforme a la mitología egipcia, el dios Seth asesinó a su hermano Osiris para evitar que tuviese más descendencia y poder así tomar y conservar el trono real. Sin embargo, Isis dio a luz en secreto a Horus, hijo de Osiris, conservándolo oculto para protegerlo y evitarle la muerte a manos de su tío. Cuando Horus hubo crecido, retó a su tío Seth buscando la venganza de su padre asesinado, la pelea no terminó hasta que los dioses intervinieron y entregaron el trono a Horus, quién perdió su ojo derecho en esta batalla. Mientras tanto a Seth se le encomendó la tarea de sustituir el ojo dañado de Horus, según una versión, mientras que otra señala que el ojo fue restituido por el dios Toth escupiendo sobre él. Horus decidió honrar a su padre dándole de comer el ojo recuperado, con lo que Osiris cobro vida nuevamente en una ceremonia presidida por Horus, Tot y Anubis. Así, el Ojo de Horus se convirtió en símbolo de los dones entregados por los dioses, así como de vida y resurrección conocido como udyat, deviniendo en un popular amuleto entre los egipcios.
En la masonería egipcia, el Ojo de Horus representa el “Ojo que todo lo ve”, también conocido como "Delta luminoso" por su semejanza a la letra griega delta (?). Es la representación del Gran Arquitecto del Universo, que a veces tiene inscrito un tetragrama hebrero o solamente la letra hebrea "yod (?)". Es considerado un símbolo de la manifestación omnipresente del principio creador del universo. En las logias masónicas, dependiendo del rito, este símbolo se ubica en la parte superior y central del ala oriente de la sala, entre el sol y la luna. Su ubicación en el oriente refuerza su símbolo luminoso, solar y de alta sacralidad, ya que este punto cardinal tiene especial significación dentro del ritual.