El mayor catálogo del mundo en castellano.

Gran Logia Simbólica Española Logia Renacimiento nº 64

Gran Logia Simbólica Española Logia Renacimiento nº 64

La R.·. L.·. Renacimiento abrió sus puertas el día 3 de diciembre de 2005, dentro de la G.·. L.·. S.·. E.·. La formaron inicialmente hermanos y hermanas que procedían de una Logia veinte años más antigua llamada Concordia IV. Desde el primer momento trabajó en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el más tradicional y practicado en la Masonería española. Es una logia mixta que eleva toda su actividad, según la antigua fórmula, “A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo”. El objetivo esencial de la Logia Renacimiento fue, desde sus primeros pasos, lograr el equilibrio ideal de cada uno de sus miembros, y de todos entre sí, a través de la armonía y operatividad a que invita nuestro viejo Rito Escocés, y mediante el rigor en los trabajos masónicos.

El nombre de la Logia indica su esencia: todo francmasón, en su Iniciación, muere simbólicamente para renacer. La Iniciación no lo convierte en otra persona, pero sí le abre el camino de una nueva vida en la que habrá de proceder de otra manera gracias al estudio, al trabajo y al perfeccionamiento personal. La vida que ha llevado hasta ese instante, sin duda útil y necesaria, queda atrás. El Francmasón debe renunciar a parte de sí mismo y elevarse hacia un renacer que no destruye nada pero sí cambia, completa y sobre todo perfecciona. En ese renacimiento, como en el que vivió la Humanidad en los siglos XV y XVI, no hay miedo, no hay rupturas drásticas, pero sí un antes y un después: el que supone el comienzo de un trabajo iniciático, una trayectoria interior que no concluirá nunca y que, si se hace con rigor y equilibrio, cambiará el centro de gravedad de la psique de cada cual, del mismo modo que el conocimiento y la reflexión cambiaron, hace quinientos años, la comprensión del mundo, del universo y del hombre mismo. La Humanidad despertó entonces gracias a la luz del saber; nosotros aspiramos a despertar también, a renacer iluminados por la Luz del conocimiento iniciático.